¿De donde vinimos?

Por Rebeca Marquis

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Siempre nos hemos preguntado cuál es el origen del hombre, ¿Cómo llegamos a este planeta y qué hacemos aquí, ¿cuál es nuestro fin y propósito?, buscando tanto científica como espiritualmente una respuesta a esas interrogante. Hemos dado lugar a muchas encrucijadas que por diversos motivos nos alejamos de la realidad. Sin lugar a dudas la matizamos por conveniencias de poder, dando carácter a la manipulación de grandes masas.

En muchos episodios de la historia de nuestra humanidad, muchas veces manipulada, transcribiendo de generación en generación una descripción histórica mostrada en escrituras que no han podido encajar con la realidad, dándole un concepto que no es sino la suposición de traducciones desde un punto de vista individual, cultural. Interpretaciones que han transformado su origen verdadero.

Todo esto expuesto es para enfocar la relación cada vez más valida con la analogía de cómo hemos evolucionado.

Esto lo he mencionado para entrelazar la relación que tenemos con nuestros antepasados, el vínculo evidente con los seres de otros planetas y sus grandes pruebas donde muchos científicos, arqueólogos, políticos etc, no le han querido prestar la debida atención. Otros por sus dogmas y creencias ligadas a su educación o el temor a ser criticados o enjuiciados. Pero un pequeño grupo ha insistido en que hay un margen muy estrecho entre los escalafones de nuestro proceso evolutivo tanto físico como mental y espiritual, confirmando cada vez más esta relación, vinculo único y extenso que por alguna razón hemos perdido, pero que comienza a despertar. Despertar de conciencia que señala que no somos una casualidad y ahora más que nunca sabemos nos sabemos producto de la creación y elaborados por seres de otras realidades capacitándonos en un sin fin de virtudes haciendo del hombre un ser perfecto.

Las evidencias son cada vez más claras y precisas, a través del tiempo los vestigios son encontrados por todas partes del mundo. Un ejemplo de esto es en Egipto, entre sus faraones tal como Akenaton, cuyos rasgos bien marcados queremos ignorar pero que a simple vista es evidente que su cuerpo no es característico del hombre de esa época, su fisonomía marcaba una gran diferencia. Por otra parte los arqueólogos fijan que la construcción de las pirámides fue hace 4600 años A.C desencajando todo vínculo con sus constructores, ya que los habitantes en la edad de piedra vivían en chozas de adobe y sus herramientas eran rudimentarias, ¿cómo podían construir esas grandes edificaciones? Monumentos de gran precisión a escalas que hoy en día superan expectativas de los actuales arquitectos, con medidas de sus paredes tomadas en codos, y llama la atención el hecho de que hoy en día lo que conocemos como metro era una medida equivocada, lo cual se constató corrigiendo este error por los viajes espaciales. ¡Sorprendente de verdad! Como no relacionar estos descubrimientos con todo lo concerniente a la toma de conciencia que nos señala cual es nuestra verdadera historia. Cuesta creer lo que está a la vista.

Aquí les dejo un documental que les dará mucho que pensar