Parapsicología, ciencia de frontera.

En los mitos, leyendas y el folklore nativo de muchos grupos étnicos se ha escuchado hablar de fenómenos que podrían incluirse en algunas de las clasificaciones de lo que es la Percepción Extra Sensorial (PES) dando motivo a que se señalen como sucesos propios del ocultismo o de relatos paganos, opiniones que se basan en el desconocimiento de lo que realmente es la Parapsicología.

Pero no siempre tuvo ese nombre, originalmente se la conoció como Metapsíquica, pero durante el Congreso Internacional de Utrecht, hace sesenta y dos años, en 1953, cambio su nombre para llamarla tal y como hoy en día lo hacemos: Parapsicología.

Hay una propensión científica a subestimar las  experiencias anómalas  alegando que no son medibles y a quienes las experimentan se les tilda de raros y, si bien conocen de su existencia, la ven con aires de sospecha.

Esta ciencia incluye una amplia gama de eventos que han sido aprovechados por la industria cinematográfica para darlos a conocer. Pero no podemos dejar de lado quienes diciéndose parapsicólogos se dedican a las artes adivinatorias, muy honorables por demás, pero que en su totalidad no se relacionan con esta ciencia.