En realidad, ¿qué es canalizar?

Yajaira escribiendo con la zurda

En virtud del desconocimiento que he encontrado con personas que creen ser canalizadores, que descartan la diferencia entre un médium y un canal, que no saben que sólo es el acceso a dimensiones superiores lo que hace un buen canalizador, mientras afrontan mitos y estereotipos además de ideas postdatas, contribuyo a aclararles conceptos y alejar temores, por lo que decidí hacer esta serie de artículos.

Esta es una perspectiva audaz, un método que permite el autodescubrirse, una forma de obtener mayor conocimiento tras prepararse para un aumento de frecuencia vibratoria que contribuya a ascender a dimensiones superiores y, desde allí, contactar con habitantes interdimensionales, inteligencias superiores, seres angélicos. La mayoría de estos seres, ya no tienen cuerpos físicos, son luz y contribuyen a orientarles hacia nuestro desarrollo evolutivo.

Telépatas, emisarios del más allá

Estamos en los tiempos de estudiar la Función Psi.

Dice el físico Schabath van Nes Ziegler en su TEORIA DEL UNIVERSO MULTIDIMENSIONAL, que “Cuando lo físico y lo psíquico se mezclan en un continuo, se requiere un proceso de evolución sincronizada de ambos campos del ser humano, porque no es posible (sin grandes peligros) vivir  determinadas experiencias físicas en lo que hasta ahora creíamos mundo psíquico sin su correspondiente preparación”

Esa preparación psíquica se basa en la telepatía, capacidad paranormal conocida desde tiempos remotos. Ser telépata es ser un emisario, es traer información de un nivel superior a la tercera dimensión, obteniendo respuestas que de otra forma no podríamos lograr. Para ello, la persona, el telépata voluntariamente cede su físico a un ser incorpóreo quien se expresara a través de él. Esos seres sin cuerpo en cambio tienen alta conciencia, poseen un conocimiento y una sabiduría aun desconocidos en nuestro ámbito, y usan al emisario como intermediador entre su espacio tiempo y el nuestro.

Aceptar que hay una conexión directa y posible entre lo que conocemos como más allá y nuestro mundo físico, implica romper viejos paradigmas, establecer nuevos modelos de creencias, desaprender para volver a aprender. Y no es sencillo. Nos impacta la enseñanza escolar tradicional, el ámbito familiar, el religioso y el social, que desconocen lo que no ven. Y únicamente desde la fe aceptan a un ser superior.